Supremo declara nulas hipotecas multidivisa de procedencia ilícita

Castellón, Valencia y Alicante a favor de la devolución de los gastos de hipotecas.
noviembre 15, 2017
Impuesto de Transmisiones Patrimoniales de la Compra Segunda Mano
noviembre 20, 2017
Ver todos

Este miércoles fue sentenciado por el Tribunal Supremo (TS) un caso de una hipoteca multidivisa, donde los hipotecados llegaron a “abonar cuotas superiores en aproximadamente un 50% al importe de la cuota inicial pese a la bajada del tipo de interés”. La sentencia se determinó ilegal por el Supremo pues al cliente no se le pormenorizaron todos los detalles de los riesgos que contraía con la hipoteca. Siendo la hipoteca un crédito reformulado y liquidado en euros, según el veredicto. Dando paso este primer caso a que se analicen otros casos pendientes de igual índole.

Todas aquellas hipotecas que se abonan en otra moneda, regularmente como yenes japoneses o francos suizos, son las nominadas multidivisa, ya que se valen de los intereses bajos que tienen las mismas y del crecimiento de la divisa. Estas monedas si disiparon previo a la crisis financiera, cuando en Japón aún se brindaba un cero por ciento de tipo de interés. Pero el anticipo sería un riesgo incontrolable para una persona natural, pues si la hipoteca se estimaba con el euro, los cupos por mes ascenderían, ya que la prestación era otorgada en divisa. Lo que conllevaría a ubicar a la persona hipotecada a voluntad de las variaciones en el mercado de divisas.
Incluso en el hecho sentenciado, una hipoteca establecida por Barclays, y ahora por CaixaBank, la compañía demandaba que el valor sin liquidar luego del impago, “superaba significativamente la cantidad que les fue ingresada en su cuenta en euros por la concesión del préstamo”, declara la nota sobre la hipoteca.

 

Esta sentencia estima la conciliación de la doctrina determinada por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, que calificó que “las hipotecas multidivisa pueden ser calificadas como abusivas cuando los clientes no han sido convenientemente advertidos de los riesgos”. Por lo que, las compañías tienen que explicar al cliente detalladamente las implicaciones a las que se enfrentan al variar el tipo de cambio y el aumento de los tipos de intereses de la divisa del anticipo.
“En el caso del recurso, la entidad bancaria no explicó adecuadamente a los prestatarios la naturaleza de los riesgos asociados a las cláusulas relativas a la denominación en divisas del préstamo y su equivalencia con el euro, que es la moneda en que éstos reciben sus ingresos, ni las graves consecuencias asociadas a la materialización de tales riesgos”, dictaminó el TS.
A juicio del Alto Tribunal, el cliente puede deducir que existe un riesgo por la cuantía de la moneda, pero no sabe a ciencia cierta la dificultad de lo que representa. Y agrega que, “En ellas, la fluctuación de la divisa supone un recálculo constante del capital prestado, lo que determina que, pese al pago de las cuotas de amortización periódica, el prestatario puede adeudar un capital en euros mayor que el que le fue entregado al concertar el préstamo”.
La Primera Sala del TS favorece que, aunque en el contrato se evidencie la previsión de una transformación de la divisa en la que se encuentre la hipoteca, no se exime al banco “de sus obligaciones de transparencia en la información precontractual”.
Asimismo, ratifica que, aunque esta clase de hipotecas no se encuentran incluidas en la Ley del Mercadeo de Valores como un instrumento financiero, no dejan de ser un producto financiero complicado. Es por eso que las compañías deban obedecer las obligaciones de información. De la misma forma, el Supremo rechaza que las clausulas multidivisa sean negociadas de forma individual o que constituyan un instrumento financiero diferente del préstamo en sí.

 

 

Deja un comentario