“Impuesto al sol” es avalado por El Supremo, que dice es una designación injusta.

Acoso en el cine español es denunciado por algunas actrices.
octubre 27, 2017
Vertiginosa urbanización de Madrid en 25 años
octubre 30, 2017
Ver todos

El nombrado Impuesto al sol ha sido avalado por el Tribunal Supremo, aunque los jueces del Alto Tribunal lo encuentran injusto.

La Asociación Nacional de Productores e Inversores de Energías Renovables (ANPIER) fue la responsable de presentar el recurso, que fue desestimado por la Sala de lo Contencioso- Administrativo contra el decreto real, que desde octubre del 2015 regulaba las circunstancias administrativas, técnicas y económicas de las variantes del abastecimiento de energía eléctrica y de producción con autoconsumo en ambos casos.

El autoconsumidor que depende exclusivamente de la energía autogenerada y que no está asociado al sistema eléctrico, no tiene que pagar nada, asi fue subrayado en la sentencia por el Supremo. Quien además agregó: “No hay, por tanto, y frente a la expresión que ha hecho fortuna, ‘impuesto al sol’ propiamente tal, sino contribución a los costes del sistema cuando un autoconsumidor, además de consumir la energía generada por él mismo, dispone del respaldo del sistema eléctrico para consumir electricidad del sistema en cualquier momento que lo necesite y, en su caso -como es lo habitual-, la consume efectivamente”

El real decreto, según el recurso dictado, transgredía la Ley del Sector Eléctrico, que plantea que: “los autoconsumidores han de pagar los mismos peajes de acceso a las redes, cargos asociados a los costes del sistema y costes para la provisión de los servicios de respaldo del sistema que corresponden a un consumidor no sujeto a ninguna de las modalidades de autoconsumo”. Pero el Gobierno, por otra parte y en criterio de los litigantes, aplicó el cargo variable transitorio y cargo fijo, por la energía absorbida y por la potencia instalada, en otros casos.

“No tiene razón la entidad recurrente cuando afirma que los referidos artículos 17 y 18 imponen a los sujetos sometidos a las diversas modalidades de autoconsumo a más cargos que a los usuarios comunes”. “No puede calificarse así”, prosigue, “el hecho de que la metodología básica aprobada por el Gobierno en dichos preceptos tenga en cuenta como uno los factores de cálculo el total de la energía consumida, incluida por tanto la energía autoconsumida que como resulta evidente es un elemento que sólo existe en los usuarios autoconsumidores”. La Sala discrepa de la tesis de la asociación demandante, refiriéndose a que el real decreto obligaba a los autoconsumidores, cargos que no pagan los consumidores habituales.

Y que el método utilizado por el Gobierno “puede resultar objetable para la Asociación recurrente, pero no supone infracción alguna de la Ley del Sector Eléctrico, pues no es cierto que el autoconsumo pague más cargas o peajes que el consumidor ordinario”.

Igualmente, se excluye por el Alto tribunal que los autoconsumidores fueran diferenciados al, el Gobierno, exceptuar a los sistemas de cogeneración de sufragar los cargos asociados a los costes del sistema. “Se trata de usuarios distintos con regímenes diferenciados en función de sus características y que el Gobierno decida por razones de oportunidad o de otro género tal exención no puede ser objetado como discriminatorio por sujetos de características y problemática distinta”.

Concluyendo, el veredicto desecha que el real decreto tenga “artículos arbitrarios o generen inseguridad jurídica”, además de que sea inverso al derecho comunitario en sentido de fomentar las energías renovables, el mercado interior de la electricidad o la eficiencia energética.

Deja un comentario