El queso además de calcio puede dar energía eléctrica.

Los Cárteles
Los Cárteles se Enfrentan a Nacientes Armas.
diciembre 22, 2017
derechos laborales
Tenemos derechos laborales en Navidad.
diciembre 25, 2017
Ver todos
El Queso

La búsqueda insaciable de métodos y nuevas formas de obtener energía eléctrica renovable nos ha llevado hasta Albertville. Este pueblo a encontrado la una vía de obtención de energía a través del queso.

Muchos turistas que van a la cumbre del Mont Blanc hacen estadio en el pueblo. Cuenta con muchos atractivos naturales como son los picos y un casco histórico donde algunos restos datan del siglo XII. Además, este pueblo es muy bien conocido gracias a su fabricación de queso de muy buena calidad y que para más hoy se obtienen energía desde ello.

¿Cómo hace Albertville para obtener energía del queso?

Lo que si es cierto es que ellos a logrado, desde la fabricación de este producto, reducir la factura de luz hasta de 1500 casa. Pauline Beraud, responsable de comunicación de la empresa Valbio ha explicado como realizan este proceso mágico.

 “Articulamos en Albertville una planta que procesa los elementos sobrantes del queso, los llamados ‘lactosueros’. Estos generan gas metano. Los fabricantes de la zona envían sus elementos residuales a la central que tiene esta compañía en la localidad.”

La planta fue creada en 2006 y lleva 11 años de explotación. En todo este tiempo no ha dejado de investigar para mejorar el sistema.

El primer paso del proceso es la separación del líquido llamado ‘permeado’, en el que se aprovechan las proteínas. “Así se fabrican productos con alto valor añadido, como la mantequilla, el requesón o la proteína en polvo”, explica Beraud.

En este paso se identifica lo aprovechable para nuevos productos de lo no alimenticio, que son enviados al piso de tratamiento junto con las aguas de la propia planta.

“Aquí se divide de nuevo en dos etapas. Una de degradación de la materia orgánica por metanización, donde se produce biogás, y otra de tratamiento de la materia orgánica residual, del nitrógeno y del fósforo por tratamiento aeróbico. Los líquidos residuales, procesados, se descargan al medio ambiente, llegando mayoritariamente a uno de nuestros ríos, el Isère”, sigue explicando el experto.

El biogás producido se envía a una unidad de cogeneración que posteriormente se convierte en energía que luego es inyectada a la red eléctrica. Este círculo de reutilización se empezó a pensar en el año 2009 y que ahora es un ejemplo para otros países. Teniendo en cuanta que la cantidad de líquidos que, ‘permeada’, alcanza los 54 millones de litros anuales, el tratamiento de Valbio han generado de media tres millones de kilovatios por hora al año de electricidad y 3,5 de agua caliente, con una tasa de depuración del 99% en el agua resultante. Suficiente para abastecer 1.500 hogares una resultado muy bueno para una población que consume de media 26,4 kilos por persona.

“Otras empresas especializadas en la metanización de los efluentes industriales han realizado plantas de este tipo en queserías, pero Valbio es la única con más de 15 referencias en el sector de la industria de transformación lechera”, apunta Beraud.

Veinte comercios y un centenar de trabajadores, incluidos en la nombrada Asociación de Productores de Beaufort, manejan una distribución local de queso con la etiqueta de ‘Denominación de Origen Controlada’ (AOC, en sus siglas originales). Este sello nació en Francia en 1935 como forma de protección de alimentos autóctonos y se consigue cumpliendo los siguientes requisitos: estar elaborado con ingredientes procedentes de un área geográfica específica, seguir su método tradicional y detallar el producto con unas características que siguen una serie de normas claramente definidas. El primero que lo logró, por cierto, fue el de Roquefort, luego se sumaron unos 40 más.

En un video de Climate Reality , Yvon Brochet presidente de la agrupación de productores de queso dice:

“Estas montañas son el alma del queso de Beaufort. La vegetación que comen las vacas le dan ese sabor peculiar. Antes se veía hasta los 1.600 metros de altitud, ahora ha ascendido hasta los 1.800”, lamentaba, achacándolo al calentamiento global. Cada mañana se recoge la leche. Con 400 litros se hacen 40 kilogramos de queso: lo que sobra es el suero. Lo que François Becker, operador jefe de Valbio, apoda “la gasolina de Albertville”. Combustible para los hogares y fórmula para atajar el derroche alimenticio, este modelo ya empieza a expandirse más allá de esta provincia. Conocida tradicionalmente por sus deportes de invierno y, ahora, por su revelador sistema de crear energía.

Si quiere saber más de este u otros temas similares visite nuestra página blog y si tiene alguna duda, comentario o sugerencia puede escribirnos a través de nuestro chat online estamos en linea y listos para ayudarle.

que

Volver a inicio

Deja un comentario