27- 03 El Banco Popular. Un paso a la quiebra.

transmisiones
Impuesto de Transmisiones Patrimoniales de la Compra Segunda Mano
noviembre 20, 2017
Impuesto de Plusvalía
Prestezas en el cierre reforma del impuesto de plusvalía.
noviembre 22, 2017
Ver todos
El Banco Popular

Los días  6 y 7 de junio pasaron de ser días comunes de una semana a un calvario total para el Banco Popular. Las perturvaciones en la entidad se debían a las investigaciones iniciadas por la  Junta Única de Supervisión. Es así como se ha difundido la noticia, por algunas fuentes financieras que saben de primera mano la problemática por la que incurrió el Banco Popular antes de su muerte. Ya para el 11 de abril, en la Junta de Accionistas realizada pronosticaba una venta inmediata, no quedaba ninguna otra solución.

“No había tiempo ni si quiera para ser asistido con una ampliación de capital”, incluso cuando fue una opción de último momento, que ya contaba con fecha, 12 de junio, y con un total de 4.000 millones de euros, que según una carta de Barclays y Deustsche Bank tenían la posibilidad de adquirir. Pero la carta tardó más de lo necesario, llegando entre el 3 y el 5 de junio al director financiero de Telefónica, Migue Escrig. A quien le había sido encargado, por Emilio Saracho, investigar las probabilidades de ampliar el capital, con derechos de contrato preferentemente. Sabiendo que era bastante complicado adquirir dicha ampliación. Pero no se dejó de hacer el esfuerzo por conseguirla.
Las fuentes que han comentado y explicado los datos mencionados, agregan que para la fecha del 27 de marzo, pues el Banco Popular, ya tenía su tumba cavada. Fue ese día que el Comité de Riesgos y el de Auditoría aseguraban el desfasaje, que entre tres partidas, prevalecía en las cuentas del banco de más de 600 millones de euros en el 2016. Siendo Antonio González-Adalid y Carlos González Fernández los consejeros que estaban al frente del Comité. Notificándosele luego a Pricewaterhouse (PwC) sobre lo acontecido, puesto que siendo otro de los auditores no había descubierto tal descuadre.

Luego de los resueltado comunicados por la auditora se inició un intenso debate en el consejo de administración del banco y con el auditor, donde se analisó  las cuentas de 2016. Las cantidades inquietaban, según explicaba el experto “No es la primera vez que una empresa debe corregir sus cuentas de un año anterior. Si la cantidad es pequeña se comunica a la CMNV y se corrige y normalmente queda en eso”. Para el caso de la cantidades elevadas “Entonces hay que hacer una reformulación de cuentas y eso no gusta a nadie. Además, hay que convocar consejo y junta para aprobar las nuevas cuentas. En el caso de que la corrección aun siendo pequeña afectase al 5% del monto de resultados del año y que el efecto sobre el patrimonio no supere una horquilla de entre el 2% y el 5% también habría que reformular cuentas. En el caso de Popular estuvo rozando la reformulación de cuentas, pero finalmente no fue necesaria”

Desde la fecha hasta el 3 de abril la cuentas de Popular fueron analizadas minuciosamente ya que la reforulación de las cuenta atentaba contra la estabilidad de la entidad y podría haber supuesto su caída. Y es que pese a lo bajas que eran las cifras, “ponía en evidencia las cuentas de 2016, que se debían someter a aprobación el 10 de abril, lo que elevaba más la desconfianza del mercado, podía provocar un retraso en la junta, y su suma, en caso de reformulación, reducía el ratio de capital que conllevaba directamente al impago de los bonos convertibles contingentes (cocos)”, exponen los expertos.

La decisión debía tomarla CNMV, por una lado el ajuste que debía hacer el Banco Popular era una reexpresión de las cuentas o una reformulación, equivalente a su muerte. Al final, y tras concluir el examen por parte de PwC, la CNMV consideró que el ajuste era una reexpresión de las cuentas, que afectaban a los ejercicios de 2016 y 2015.

El Banco Popular, se había salvado en esta ocasión, pero había quedado tan marcado que ya no salían los números para pasar el ratio de capital en junio. Por lo tanto se hacía clara la decisión de poner en venta el banco o realizar una ampliación.

“De ahí viene el discurso de Saracho, que sonó incluso surrealista en la junta de accionistas del 10 abril”, mantienen otras fuentes. “Su intervención pudo gustar o no, pero a nadie dejó indiferente (planteó la venta o una ampliación de capital como únicas soluciones)”. La acción del Banco Popular se desplomó y nunca más se recuperó. “Luego comenzó la salida de depósitos del banco. Era su declive definitivo, crisis de liquidez y que días después iba a convertirse también en solvencia”, se cuenta entre los exconsejeros del banco Popular. Ahora quedamos a la espera de ver lo que descubren los dos peritos nombrados por el Banco de España para el caso Popular.

Si tiene alguna duda, comentario o sugerencia puede comunicarse con nosotros a través de nuestro chat online estamos en linea y listos para ayudarle.

Volver a inicio

Deja un comentario