Auge en el sector inmobiliario.

anulación de la plusvalía municipal
Actitud de la Justicia antes la anulación de la plusvalía municipal.
enero 30, 2018
Fumar en el Trabajo
No me obligues a fumar.
marzo 13, 2018
Ver todos
Auge en el sector inmobiliario

Madrid – Auge en el sector inmobiliario.

Auge en el sector inmobiliario.

En este momento estamos viviendo un auge en el sector inmobiliario que, amenazado por viejos fantasmas del pasado, podría llevar a una nueva crisis.

Con el Auge en el sector inmobiliario, cada vez son más altos los precios del suelo y la construcción; y podría tornarse mucho peor para las viviendas que se construyen a corto y mediano plazo. Todo esto se traduce en precios disparatados, salarios congelado y trabajos precarios que cobran sus consecuencias en la economía española. Aún tienen que superarse muchas ineficiencias en el sector de la vivienda, si no desea transformarse en un negocio especulativo, afirman así muchos de los grandes promotores inmobiliarios, aunque culpan de ello a la Administración por retrasos en la concesión de licencias y por no entregar suelos listos para construir.

 Así lo expresó Juan Velayos, consejero delegado de Neinor Homes en una jornada del IESE, cuando afirmó que “con el auge en el sector inmobiliario este se convertirá en un negocio especulativo si la Administración no hace algo”.

Ante la acusación que recién hicieran los promotores de Madrid (Asprima) contra el Ayuntamiento, por frenar las construcciones del sureste de la capital, esté último respondió que “en las últimas décadas, el modelo de desarrollo de ciudades como Madrid ha tenido como pilar la construcción de nuevas viviendas, sin que el crecimiento de la oferta haya tenido en ningún momento un reflejo en una bajada de los precios. En este sentido, la herramienta esencial es lograr un parque de vivienda pública disponible con un tamaño suficiente para influir en el precio del mercado libre”.

 La subida estrepitosa de los precios solo se ha visto frenada por las restricciones existentes en la concesión de los créditos para viviendas, aunque las “guerras hipotecarias” entre entidades amenazan con romper esta barrera y estimular el desarrollo una burbuja inmobiliaria. Según previsiones para este año, la vivienda podría encarecerse un 5% más que el año precedente, y en las grandes ciudades el encarecimiento podría llegar a ser hasta de un 10 %. Existen varios motivos, pero entre ellos destaca la casi nula existencia de terrenos finalistas, debido a que, en los últimos años, promotores del sector han acaparado grandes volúmenes de solares para la construcción de viviendas de cara a los próximos 4 años. En algunas localidades el costo del suelo representa la mitad del precio final de la vivienda, cuando en mercados donde la demanda no es tan fuerte, representa entre el 20% y el 30%.

Daniel Cuervo, director de Asprima señala que en el Cañaveral el suelo se vendía a 250 euros el metro cuadrado hace año y medio; ahora ha llegado a los 550 euros. Otro ejemplo que explica es el de Valdebebas, donde hace dos años costaba 800 euros el metro cuadrado y ahora 1.600. Por su parte, Mikel Echavarren, consejero delegado de Irea expresa: “Cada subida del 15% del precio del suelo anticipa subidas del 5% en el precio de la vivienda” aunque señala que, a diferencia de otros tiempos, ahora la demanda puede no admitir cualquier precio. Y continúa explicando que los promotores pueden repercutirlo en el precio final de las viviendas, pero “podrían cometer un error, porque el comprador puede aceptarlo o no”. Si compra suelo caro y testa que la demanda admite el alza podrá subir precios. “Si calcula mal y el precio de oferta está por encima del resto de promociones, tendrá que reducir su margen de beneficio”, prosigue.

Un margen que durante la crisis era del 10%-12% y ahora es del 20%. El encarecimiento de los precios no solo se limita a los suelos. Según ACR en los últimos dos años, los costes de construcción se han encarecido un 17,5% y un 12,1% interanual. Y este fenómeno no se limita solo a la ciudad de Madrid, también está ocurriendo en Cataluña, País Vasco, Navarra y Zaragoza. “De momento, este incremento no se ha trasladado al precio de la vivienda. El proceso de construcción conlleva unos plazos que, como mínimo, se sitúan en los dos años, y hoy los contratos se firman mediante un modelo de precio cerrado, al que es muy difícil trasladar incrementos futuros, más aún si ya están vendidas las casas”, afirma Michel Elizalde, consejero delegado de ACR Grupo. Todo ello ha traído como consecuencia que algunas constructoras no les haya quedado más remedio que detener y abandonar las obras. Echavarren detalla que: “El sueldo de los obreros ha pasado de 800 a 1.200 euros de media, los materiales de construcción suben un 10%, el hierro se ha encarecido un 50% en el último año”.

Otro factor es la mano de obra cualificada, la falta de esta ha encarecido los oficios más cotizados, lo cual ha tenido un efecto directo en el precio, según Cuervo. La mejora de la edificación ha pillado al sector medio desnudo. En la época anterior a la crisis había 2,4 millones de trabajadores. Ahora hay 1,1 millones. “En 2018 se necesitan ya entre 60.000 y 70.000 obreros más y en 2020 se requerirán 100.000 nuevos empleos”, añade Cuervo. Por otra parte, el retraso en la obtención de licencias ha propiciado que se disparen los precios de las viviendas. Cuervo argumenta que: “Si la Administración tarda un año más de lo planeado por el promotor, este lo va a repercutir en el coste final”. Los promotores se quejan de que la fiscalidad de la vivienda es de casi el 25% en proporción al monto final de la venta (para una casa de 140.000 euros, los impuestos suman 39.281 euros), de las más altas de Europa.

Según señala Javier Sánchez, director de Marketing y Comunicación de Aedas Homes: “Hoy una subida de los costes del suelo o de la construcción repercute en el margen del promotor. Ahora, los precios de la vivienda nueva se fijan teniendo en cuenta lo que puede pagar la demanda, los proyectos se acomodan al presupuesto del potencial cliente. Los precios sólo aumentan en una promoción si se observa una más que importante demanda a unos determinados precios”. Los promotores tendrán que ingeniárselas para conservar sus márgenes o reducir la accesibilidad a la vivienda de los particulares. Elizarde de ACR, expresó: “creemos que vamos a ver cómo algunas empresas e inversores van a tener que revisar sus objetivos de rentabilidad para poderlos adaptar a esta realidad”.

Como dice nuestro post, el auge en el sector inmobiliario en este momento es muy alto, para algunos puede resultar bueno, pero no para otros, sabemos que esto puede entorpecer el mercado actual y podríamos llegar a tener muchas confrontaciones por este suceso. Si quieres ser asesorado, o necesitas ayuda puedes escribirnos en nuestro chat online estamos en linea y listos para ayudarle.

Volver a inicio

Deja un comentario